Nuestra firma mantiene una larga trayectoria en el área de protección y defensa de los derechos de propiedad intelectual de nuestros clientes. Con el objetivo de hacer frente al creciente problema de la importación y exportación de productos falsificados,  hemos fortalecido la prestación de nuestros servicios con la creación de un departamento especializado en asuntos de antipiratería. Este departamento concentrará sus esfuerzos en diversas actividades que permitan proteger los derechos de nuestros clientes y, especialmente, en llevar adelante campañas que permitan la obtención de medidas en frontera en contra de mercadería ilícita.

Las medidas en frontera son una figura legal que permite a las aduanas impedir la importación o exportación de productos que violen derechos de propiedad intelectual.  Estas medidas pueden ordenarse de oficio o a petición de parte interesada; y su objetivo último, es lograr que un producto falsificado no ingrese a canales comerciales y sea destruido.

En Ecuador la institución pública a cargo de aduanas se denomina Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (SENAE) y cuenta con 12 distritos a través de los que se cubre las importaciones y exportaciones por vías marítima, aérea y terrestre en diferentes puertos y ciudades del país, a saber:

  • Vía marítima: Esmeraldas, Guayaquil, Machala, Manta, Santa Elena.
  • Vía terrestre: Huaquillas y Loja Macará (frontera Perú), Tulcán (frontera Colombia).
  • Vía aérea: Cuenca, Guayaquil, Latacunga, Quito.

 Cada uno de los distritos está facultado para dictar medidas que impidan la importación o exportación de productos que violen derechos de propiedad intelectual; sin embargo, es en el distrito del puerto marítimo de Guayaquil en el que se dictan la mayoría de medidas en frontera.  En otros distritos también se dictan medidas pero en menor número, debido a falta de entrenamiento a los funcionarios competentes.

A efectos de que de oficio se dicten medidas en frontera por parte de los funcionarios del SENAE –pues para que se ordenen a petición de parte el titular de los derechos tendría que conocer de manera previa que se va a realizar una importación o exportación de productos falsificados específica, lo cual generalmente en nuestro país no sucede–, es necesario realizar las siguientes actividades: 1) Registrar las marcas u otros derechos de propiedad intelectual ante el SENAE; 2) Registrar los nombres de los importadores autorizados ante el SENAE y 3) Realizar cursos de entrenamiento a dichos funcionarios para que estén en capacidad de identificar cuando se trate de productos falsificados.

Dictadas las medidas en frontera, ellas se notifican al Presidente del Instituto Ecuatoriano de Propiedad Intelectual (IEPI), que es la autoridad encargada de confirmar que su adopción fue correcta o dejarlas sin efecto, y es durante dicho proceso que se notifica a los abogados que representamos a los titulares de derechos de propiedad intelectual para intervenir.  Confirmadas las medidas en frontera, el asunto continúa mediante un proceso penal en donde el juez termina decidiendo el destino de la mercadería falsificada, y la responsabilidad de las personas involucradas.

Abogada:

Ángeles Puente